Tuesday, December 18, 2007

Life is a beach

Me largo a Puerto Escondido; tan escondido que nunca he ido y el destino parece es tan incierto que nadie sabe bien dónde vamos a ir o cómo vamos a acomodarnos para dormir. Sere feliz siempre que haya mar dónde juguetear a ser Beowulf o Sandokán, tener mezcal y cerveza listos al salir, y un par de metros cuadrados para dormir la mona.
Me largo. Veremos si Life is a beach; o si Life is, indeed, a bitch.
Sólo espero que nadie intente ahogarse o pelee con un monstruo marino porque terminaré siendo el imbécil de siempre e intentaré salvarle, aunque sea de un tiburón jaguar.